go to page show
FACEBOOK TWITTER BLOGGER BLOGGER
FACEBOOK
FACEBOOK
TWITTER
BLOGGER

Diabetes

¿Qué es la diabetes?

La diabetes es un padecimiento crónico que tiene como característica el aumento en los niveles de azúcar (glucosa) en la sangre.

Cuando una persona consume sus alimentos, la comida que consume se descompone en formas más simples, entre ellas la glucosa. La glucosa entra entonces al torrente sanguíneo y llega así a todas las células del cuerpo. Las células utilizan esta glucosa para crear energía. La hormona llamada insulina (la cual es creada por el páncreas) ayuda a movilizar la glucosa desde el torrente sanguíneo hacia las células.

Aunque hay varios tipos de diabetes, en todos los tipos de diabetes, la glucosa no ingresa a las células y se queda estancada en el torrente sanguíneo, ya sea por falta de insulina o porque el páncreas produce muy poca insulina.

Los factores de riesgo para la diabetes son:

  • Historia familiar de diabetes.
  • Sobrepeso y obesidad.
  • Colesterol alto.
  • Presión arterial elevada.
  • Vida sedentaria.
  • Estrés.

Hay tres tipos de Diabetes

Diabetes Tipo 1

  • Esta diabetes es cuando las personas no producen insulina. Por lo tanto, estas personas deben obtener la insulina de fuentes externas.
  • En las personas con diabetes tipo 1, el sistema inmune destruye las células que producen la insulina.
  • La diabetes tipo 1 empieza un 50% de las veces en la niñez y por eso se le ha llamado Diabetes Juvenil. La mayoría de personas menores de 30 años diagnosticadas de diabetes tienen diabetes tipo 1, aunque hay excepciones.

Diabetes Tipo 2

  • Es el tipo de diabetes más común.
  • Las personas con este tipo de diabetes si producen insulina, pero por alguna razón las células en sus cuerpos se resisten a la acción de la insulina o sus cuerpos no producen suficiente insulina. Al no haber suficiente insulina para ingresar la glucosa a las células, ésta permanece en el torrente sanguíneo.
  • La diabetes tipo 2 inicia más frecuentemente en la edad adulta.
  • La diabetes tipo 2 no aparece de repente sino que presenta síntomas a lo largo de varios años antes de ser detectada a través de un examen.
  • La diabetes tipo 2 tiende a desarrollarse en las personas que tienen mucha grasa corporal. También tiende a desarrollarse en personas con inactividad física. Las personas con un índice de masa corporal mayor a 30 son las personas con mayor riesgo a desarrollar diabetes tipo 2.
  • Actualmente, hay niños que sufren de diabetes tipo 2, sobre todo por la tendencia mundial actual a la obesidad.

Diabetes gestacional

  • La diabetes gestacional se presenta durante el embarazo y generalmente desaparece al terminar el mismo, aunque un 5 a 10% de mujeres que tuvieron diabetes gestacional luego presentan diabetes tipo 2.
  • Las mujeres embarazadas mayores a 25 años, con sobrepeso y con un pariente que tiene diabetes tienen más probabilidades de presentar diabetes gestacional. Si una mujer embarazada presenta estas características, se le debe realizar una prueba de diabetes gestacional entre las semanas 24 a 28 de embarazo.
  • Aunque no se conoce la razón exacta de la diabetes gestacional, se cree que se presenta porque las hormonas adicionales producidas por la placenta durante el embarazo podrían bloquear la acción de la insulina en el cuerpo de la madre.

 

Síntomas de la Diabetes

Estos pueden ser:

  • Sed excesiva con sensación de boca seca.
  • Deseo frecuente de orinar.
  • Visión borrosa.
  • Una sensación de cansancio constante sin razón aparente.
  • Las personas con Diabetes Tipo 2 también pueden experimentar hormigueo y falta de sensibilidad o dolores en pies y manos.
  • Algunas personas con diabetes también notan que pierden peso aunque tengan hambre y coman más.

 
Análisis para detectar diabetes. La única forma completamente segura de diagnosticar la diabetes es a través de un examen de sangre. A través del examen de sangre se puede medir si los niveles de glucosa son mayores a lo normal.

Si usted tiene síntomas de diabetes y la cantidad de glucosa en su sangre es mayor a 200 mg/dL (miligramos de glucosa por decilitro de sangre), lo más probable es que usted tiene diabetes.

La mejor forma de diagnosticar la diabetes es una prueba de glucosa en la sangre EN AYUNAS. Para esta prueba, se solicita no comer ni tomar nada (excepto agua) por lo menos 8 a 10 horas antes del examen. Normalmente, al ayunar, el nivel de glucosa en la sangre es menor a 100 mg/dL. Si en ayunas, su nivel de glucosa en la sangre es mayor a 126 mg/dL, es probable que tenga diabetes. Para confirmar el resultado, lo mejor es hacer dos pruebas idénticas con días de diferencia entre sí.

 
Cuando se tiene diabetes, el nivel de azúcar/glucosa en la sangre está muy elevado. Con el paso del tiempo, esto puede causar problemas en ciertas partes del cuerpo, tales como los riñones, los nervios, los pies y los ojos. Tener diabetes también puede aumentar el riesgo de tener enfermedades cardíacas y trastornos óseos y articulares.

Otras complicaciones a largo plazo de la diabetes incluyen problemas con la piel, problemas en el aparato digestivo, disfunción sexual y problemas en los dientes y las encías.La buena noticia es que la mayoría de las complicaciones ligadas a la diabetes pueden ser evitadas, disminuidas o retrasadas si la diabetes es detectada y tratada con tiempo y en forma correcta. La clave está en mantener los niveles de azúcar/glucosa en la sangre lo más cercano a lo normal ya que casi todas las complicaciones de la diabetes están relacionados con tener mucha glucosa en la sangre.

Otros consejos que se deben seguir para evitar o retrasar las complicaciones son:

  • Mantener un peso corporal saludable.
  • Dejar de fumar.
  • Alimentarse saludablemente.
  • Bajar la presión arterial.
  • Ejercitarse saludablemente.


Cada vez que el diabético “no se sienta del todo bien” y no pueda explicar la razón, hay que consultar con el médico. Los principales signos de una complicación son:

  • Problemas de la visión como visión borrosa, ver “puntos” o “flashes”.
  • Fatiga inexplicable.
  • Incomodidad o molestia en las piernas al caminar.
  • Insensibilidad o sensación de hormigueo en pies y manos.
  • Dolor de pecho.
  • Cortadas o heridas que se mantienen infectadas o toman demasiado tiempo en curarse.
Mientras más conozca de las complicaciones de la diabetes, más conocerá sobre cómo prevenirlas.Las principales complicaciones de la diabetes son:

  • Enfermedades cardiovasculares
  • Retinopatía
  • Nefropatía
  • Neuropatía
  • Infecciones
  • Dermopatía

Enfermedades cardiovasculares

Cuando hay muchos lípidos (grasas) en la sangre, tales como colesterol y triglicéridos, estos se adhieren a las paredes de las arterias. Cuando hay diabetes, se afecta el número y forma de las proteínas que transportan los lípidos, dándoles más probabilidad de causar daño, lo que a su vez causa que los vasos sanguíneos se estrechen. Todo esto lleva a una enfermedad cardiovascular. Cuando los vasos sanguíneos se estrechan o tapan, el suministro de sangre al corazón, cerebro, tejidos y órganos se ve restringido.

Si no llega suficiente sangre al corazón, se produce una angina. Si la sangre deja de llegar al corazón, se produce un infarto. Si la sangre no llega al cerebro, se sufre un infarto cerebral. Si la sangre no llega a las piernas, se produce un dolor de piernas llamado claudicación intermitente.Por esto es muy importante cuando se tiene diabetes no solamente vigilar el nivel de azúcar en la sangre, sino cuidar la dieta, procurando que la misma sea baja en grasas y carbohidratos.

Por otra parte, la hipertensión (o presión arterial alta o elevada) también contribuye a las enfermedades cardiovasculares e incrementa el riesgo para otras complicaciones de la diabetes. Cuando hay hipertensión, el corazón debe trabajar más fuerte de lo usual, lo que produce un estrés extra a las arterias. Si todo esto sucede por mucho tiempo, se forma un ateroma que puede causar que las arterias se bloqueen completamente. Para prevenir enfermedades cardiovasculares, se recomienda lo siguiente:

  • Dejar de fumar.
  • Reducir los niveles de colesterol.
  • Mantener la presión arterial <130/80 mmHg.
  • Reducir los niveles de glucosa en la sangre.
  • Hacer ejercicio.
  • Tomar aspirina (consulte esto con su Médico).

Retinopatía diabética

La retinopatía diabética es el daño a los vasos sanguíneos de la retina. La retina es la capa de tejido en la parte posterior del interior del ojo que transforma la luz y las imágenes que entran al ojo en señales nerviosas que son enviadas al cerebro.La retinopatía diabética es una de las principales complicaciones de la diabetes.

El 50% de los diabéticos presentan esta enfermedad de la retina cuando la diabetes lleva aproximadamente unos 15 años de evolución. En los países desarrollados, la retinopatía diabética es la primera causa de ceguera en las personas menores de 60 años.Se recomienda visitar al oftalmólogo si:

  • La visión se vuelve borrosa.
  • Si tiene problemas para leer.
  • Se está viendo doble.
  • Hay dolor en uno o ambos ojos.
  • Se siente presión en sus ojos.
  • Ven puntos flotantes.
  • Pierde la visión periférica.
Para evitar la retinopatía diabética es indispensable un perfecto control de la diabetes y de la presión arterial. Como mínimo una vez al año se debe consultar con el oftalmólogo para revisar: fondo de ojo, medida de la tensión ocular, medida de la agudeza visual, estado de la mácula, angiografía (1) de la retina (según la opinión del oftalmólogo).

(1) La angiografía es un examen oftalmológico que frecuentemente se practica en el marco de la vigilancia de la diabetes. Permite analizar de manera más precisa las lesiones de la retina y de seguir su evolución. El tratamiento de la retinopatía diabética es la fotocoagulación con láser (con la ayuda de un aparato que emite rayos luminosos se destruyen las lesiones y las cicatrizan).

Nefropatía diabética

Es la complicación renal de la diabetes donde se ven afectados los vasos de los riñones y puede llevar a una insuficiencia renal. En la nefropatía, los vasos capilares de los riñones no pueden limpiar las impurezas de la sangre y permiten que algunos desperdicios se mantengan en la sangre, cuando debieran desaparecer. A su vez, algunas proteínas y nutrientes que debieran permanecer en la sangre, se pierden a través de la orina.

El 25% de los diabéticos tipo 2 pueden presentar una nefropatía diabética.La nefropatía diabética no presenta síntomas al principio de su aparición. Como no hay síntomas, la presencia de proteínas en la orina permite la mayoría de las veces el diagnóstico de la nefropatía.Como en las otras complicaciones de la diabetes, lo mejor para prevenirla es mantener los niveles de glucosa en la sangre en los niveles normales. También es importante mantener la presión arterial en sus niveles normales, ya que si la misma está muy alta, se produce mayor daño a los vasos capilares de los riñones.Es importante tomar un examen de orina al menos una vez al año.

Neuropatía diabética

Es el daño a los nervios del cuerpo que ocurre debido a niveles altos de azúcar en la sangre por la diabetes. La neuropatía diabética afecta al 50% de los diabéticos y se suele encontrar en diabetes de más de 20 años de evolución. La neuropatía periférica afecta a las extremidades inferiores de la siguiente manera:

  • Disminución de la sensibilidad al dolor: la persona diabética pierde la sensibilidad a los traumatismos que afectan a los pies (golpearse, uñas arrancadas, etc.)
  • Disminución de la sensibilidad al calor.
  • Sequedad de la piel que provocará fisuras que pueden ser el origen de infecciones.
  • Mala irrigación de los pies que puede condicionar la aparición de pie diabetico.
  • Deformaciones de los pies, callosidades.


Al igual que con las demás complicaciones de la Diabetes, la mejor forma de prevenirla es mantener los niveles de azúcar normales. También es importante dejar de fumar y ejercitarse regularmente para mantener el sistema nervioso en condiciones saludables.

Infecciones

Los altos niveles de azúcar en la sangre aumentan el riesgo de infecciones. El exceso de glucosa en la sangre hace que los glóbulos blancos sean menos efectivos (los glóbulos blancos son los que defienden de infecciones causadas por bacterias, virus y hongos) y por lo tanto el cuerpo está más vulnerable a sufrir de infecciones. Los diabéticos son más propensos a tener infecciones en la boca, oídos, encías, pulmones, piel, pies y áreas genitales.

Si a esta propensión a las infecciones agregamos la neuropatía, la situación se complica más. Cuando se tiene neuropatía, se puede perder la sensibilidad en brazos, piernas y pies y es probable que un diabético no se dé cuenta de que sufrió una pequeña herida, la cual, al no ser tratada a tiempo, puede convertirse en una infección.

No importa donde se produzca la infección, es muy importante tratarla rápidamente para evitar problemas serios.

Los pies en particular requieren de mayor atención. Los pies sostienen todo el peso de nuestro cuerpo y son vulnerables a las heridas. Es importante revisarlos todos los días por úlceras, callos, heridas u otros problemas visibles. Además, cada vez que se ponga un par de zapatos, el diabético debe revisar que no haya ningún objeto adentro del mismo que le pueda provocar una herida.

Los pies son tan importantes, que hasta han recibido un nombre propio cuando se trata de diabetes: pie diabético. El pie diabético es consecuencia de complicaciones crónicas de la diabetes y se define como una infección, ulceración o destrucción de los tejidos profundos relacionados con alteraciones neurológicas y distintos grados de enfermedad vascular periférica en las extremidades inferiores que afecta a pacientes con diabetes.

Si una infección en los pies o las piernas no es tratada de forma correcta, puede tener que llegarse hasta la amputación del miembro, lo que demuestra la importancia de cuidar las extremidades inferiores.

Dermopatía Diabética

La dermopatía diabética o daños en la piel es la manifestación cutánea más común de la diabetes y se manifiesta con manchas localizadas en la tibia. Es causada por la diabetes mal controlada.La diabetes causa problemas en la piel por los cambios en los vasos sanguíneos. Estos se reflejan con manchas color café y parches escamosos en la piel en forma ovalada o circular.

En la dermopatía diabética la condición suele mejorar con el tiempo y no se recomienda tratamiento específico pues la mejor solución es controlar adecuadamente los niveles de glucosa en la sangre.También se deben evitar lesiones en la zona afectada y mantener la piel hidratada para evitar el agrietamiento.

Descubre las calorías de tus alimentos

Descubre tu índice de masa corporal